emplazamiento publicitario

Noticias, curiosidades y opiniones sobre el mundo de la publicidad y las RRPP


Deja un comentario

Red Bull. Evolución, revolución del marketing y la publicidad. Del Branded Content al Storytelling

6a0120a53d3266970b017c33badede970b

Red Bull se dio a conocer con spots muy simples, dibujos de mala calidad, mensaje sencillo y público generalista. Se sumergió con un público más joven dirigiendo su estrategia hacia el mundo de la noche y el entorno más fiestero con merchandaising, promociones en puntos de venta y coches con enormes latas de su bebida. Luego llegó al mundo del deporte por la puerta de atrás, asociado a deportes rebeldes y minoritarios.

Red bull se alió a unos deportes desconocidos y extremos, para darles difusión a través de la imagen de la marca con acciones de comunicación, siendo imprescindible su presencia en cualquier evento límite. Un mutualismo muy beneficioso para ambos. Algo que han copiado otras marcas como Go Pro.

La marca ha sido capaz de reinventar el marketing con una estrategia de mercado pionera de  multipatrocinio, apostando por deportes extremos minoritarios. Red Bull está presente en competiciones de Fórmula 1, mountain bike, windsurf, wakeboard, skate, paracaidismo, escalada o esquí extremo entre otros. Deportes que multiplican las posibilidades de aparecer en algún medio y llegar a su público objetivo.

Esa simbiosis refuerza su propia imagen corporativa, lanzando valores de marca muy fuertes hacia su público objetivo, los consumidores jóvenes que, habitualmente, se sienten más atraídos por este tipo de deportes conectando emociones.

Aunque los patrocinios son sólo un aspecto de su estrategia. Red Bull crea sus propios eventos y, crea contenidos, graba a sus actores, edita y produce los vídeos que después emite, generalmente en Youtube, potenciando la difusión de la marca relacionada con deportes extremos minoritarios llevándolos a las masas creando engagement.

Red Bull ha centrado su estrategia en la diferenciación y la especialización logrando superar las fronteras del ámbito deportivo para llegar al doméstico. Red Bull no lleva el producto a la gente, la gente va al producto. Con una inversión del 25% de sus ingresos en marketing, según publicalainformación.com, Red Bull ha sido capaz de realizar todo tipo de campañas, acciones y eventos con un solo objetivo: reforzar su imagen de marca moderna, dinámica y extrema.

Es una marca pionera que origina un nuevo segmento en el sector de refrescos, modelo de negocio donde Red Bull se convierte en una productora más que en un fabricante de gran consumo.

En 2012 Red Bull ha realizado una de las mayores acciones de marketing y publicidad, una estrategia única con repercusión mundial. El salto desde la estratosfera de Felix Baumgartner, algo comparable con la llegada del hombre a la Luna.

Basta con echar un vistazo a las estadísticas de los perfiles de Red Bull en Facebook,Twitter o Youtube para corroborar que el enorme impacto mediático del salto estratosférico de Felix Baumgartner consiguió multiplicar la simpatía hacia la marca.

Los seguidores de Red Bull han aumentado significativamente tras la acción de marketing, pero esta es solo una más de las iniciativas de la compañía de bebidas energéticas, que ya contaba con millones de fans en las redes sociales gracias a una estrategia que ha comprendido cómo servirse de estas plataformas para canalizar sus mensajes dentro de una singular práctica de la comunicación corporativa que, según explica la propia compañía, está más enfocada a crear contenidos propios que a invertir en publicidad en medios de comunicación.

Red Bull Stratos ha generado tanta repercusión que han sido las televisiones las que han tenido que pagar por retransmitir el evento, un anuncio de varias horas de duración.

¿Cuáles pueden ser los problemas de una estrategia llevada al límite?

Quizás pueda ensombrecerse la brillante estrategia de apostar por deportes de riesgo por muertes como la de Álvaro Bultó. Unos lo verán como una nueva oportunidad de conseguir repercusión en los medios, otros acusarán a este tipo de patrocinadores de abocar al abismo a deportistas. Quizás estos deportes encierren en los que los practican una serie de valores, retos personales y afán de superación que puede más que cualquier juicio de valor bien o mal intencionado.

Cambio  de  estrategia. La muerte del Branded Content

La publicidad se reinventa constantemente buscando la mejor forma de comunicar con los públicos. Los usuarios buscan algo que les transporte y haga sentir emociones reales, parece que los días del branded content han terminado para dar paso al storytelling.

Ya no basta con ofrecer publicidad no intrusiva en forma de contenidos de entretenimiento o interés informativo con relevancia para el público, ahora el consumidor pide que las marcas dominen el arte de contar historias.

El  storytelling hace que el usuario se sienta vinculado emocionalmente a la marca, algo que estrecha su relación con el anunciante de forma notable, invitando al espectador a participar y a dejar volar su imaginación.

Un buen storytelling se recrea de manera individual en cada mente, haciendo al espectador sentir experiencias únicas y estimulantes, pasando a formar parte de su experiencia personal lo cual es todo un logro para un anunciante, que habrá conseguido hacerse hueco en la memoria íntima del consumidor.

La clave del storytelling reside en que el cliente forme parte activa en la creación de la historia, lo cual consigue una relación muy especial marca-consumidor.

En este sentido Red Bull ha ampliado su estrategia comunicativa penetrando en la mente y el corazón de sus clientes contando  la historia de sus patrocinados como es el caso de Josef Ajram, Gisela Pulido, Carlos Sainz.

Existen otros grandes anunciantes que han echado mano de este tipo de publicidad con resultados memorables como Intel junto con Toshiba y su película social “The Beauty Inside”, en la que su protagonista se despertaba cada día en un nuevo cuerpo extraño.

¿Dónde están los límites de la publicidad?.

Anuncios