emplazamiento publicitario

Noticias, curiosidades y opiniones sobre el mundo de la publicidad y las RRPP


Deja un comentario

Aquellos maravillosos anuncios

helicoptero_de_tulipan_310x230

¿Quién no se acuerda de aquel helicóptero que llegaba a un polideportivo en el que las madres acudían en masa, junto a sus retoños, para dar testimonio de las bondades de merendar grasas saturadas?.

Anuncios de nuestra infancia. Piezas publicitarias básicas pero efectivas de marcas o productos que, algunos ya no existen, pero no podemos olvidar.

 

 ¿Cuál es la fórmula del éxito?

 

“Te falta Tefal”, “Póntelo, pónselo”, “El algodón no engaña”, “Tú el Pronto y yo el paño. Eslóganes llenos de historia y recuerdos que encierran una parte de nuestras vidas.

 

Spots que marcaron una época con ansias de libertad y aperturismo. Mítico es aquel anuncio del desodorante “Fa” en el que una moza, cuidadosamente “asalvajada”, retozaba con un delfín, corría feliz y desnuda por una exótica playa tropical.

Cola Cao marcó la infancia de varias generaciones con su pegadiza canción. Fórmula que les hizo cosechar grandes resultados y convertirse en nombre genérico. Otra gran canción publicitaria de éxito fue la de “Conguitos”. ¿Quién no recuerda a Tina Turner y Steve Wonder  dando vida a unos conguitos requetebién, vestidos de chocolate con cuerpo de cacahué?

00Publi a Pulgarcito 020

Uno de los anuncios que más impacto causó en mi infancia fue el de Camp. Manuel Luque, el director de la compañía,  invitando a nuestras madres a buscar, comparar entre otras marcas de detergentes y comprar. ¿Cómo incitaba a probar entre otras marcas? Qué seguridad en sus productos. Eso si era hacer branding. Luque, contaba por aquella época con el apoyo de Alaska y Dinarama haciendo campaña por su bote de Colón.

 

 

Bic naranja escribe fino, Bic cristal escribe normal, dos escrituras a elegir Bic, Bic, Bic”. La concisión como fórmula del éxito. 30 años después aún se recuerda el texto del spot y se emplea en conversaciones.

Ahora se habla mucho sobre redes sociales y cómo hacer que los consumidores interactúen con las marcas. Volviendo la vista atrás, ya interactuábamos rellenando álbumes con tapas de yogures de Danone o Yoplait.  Empleábamos los envases para comunicarnos o plantar lentejas y garbanzos con un algodón. De los yogures se aprovechaba todo, igual que del cerdo.

Algo parecido ocurría con Nocilla. ¿Qué hogar español no aprovechaba los vasos de cristal para uso diario o comía con aquellos cubiertos de mango de plástico?.

VASO NOCILLA

 

Los maravillosos años 80 hicieron visible la menstruación. Evax, Ausonia, Saldeva. Éramos felices cantando la canción de Filvit champú para piojos, llevando Mercromina en nuestras rodillas, imitando al protagonista de Vicks Vaporud o cantando la canción de Micebrina, “siempre al día”.

mercromina-2

Branding. Las marcas nos aportaban todo lo necesario para el día a día, además de felicidad. La fidelidad con ellas no se discutía. Las marcas eran buenas sin más. “Eficacia probada”.

 Antes había menos soportes publicitarios, menos medios en los que anunciar las bondades de los productos. La falta de emplazamiento publicitario no restaba eficacia a las campañas. Dos canales de televisión, quizás, aseguraban mayores resultados junto con la falta de diversidad y oferta de ocio en el hogar. La televisión era la reina de la casa.

Ahora con Internet y el abanico de contenidos que ofrece, parece que mantener un recuerdo  entrañable de la publicidad en televisión es más complicado que ver a  Freddy Krueger vendiendo cremas de Avon.

Según diversos informes, el 54% de las personas que ve la televisión (+16 -65) lo hace mientras navega por Internet con algún tipo dispositivo. En EEUU la inversión publicitaria en Internet ya ha superado a la de la televisión en abierto.

Está claro que la forma de ver la televisión está cambiando, junto a la forma de consumir ocio. ¿De qué anuncios hablaremos dentro de 30 años?

La tele ya no es la reina de la casa, aunque Lorenzo Lamas siempre será “el rey de las camas”.

 

 

Anuncios


Deja un comentario

Alta fidelidad. ¿Cuánto cuesta?

¿Mc Donald´s o Burguer King?.¿ Coca Cola o Pepsi?. ¿Cola Cao o Nesquik?.

Juego-de-las-marcas

A lo largo de la vida, y más concretamente del día a día, nos surgen multitud de decisiones que debemos tomar. Algunas de ellas referentes a las marcas que vamos a consumir. ¿Cuál consumir?. ¿Por qué elegir una y no la competencia?

En ocasiones estas decisiones se toman de manera inconsciente arrastradas por el consumismo feroz del sistema capitalista, pero en otras ocasiones las decisiones son ‘racionales’ en función del posicionamiento de la marca.

La fidelidad y lealtad hacia las marcas ha ido decreciendo en los últimos tiempos, provocada en parte por la increíble variedad de productos similares, crisi económica y a la agresividad de algunas comunicaciones.

La lealtad de marca  consiste en repetir el acto de compra de los bienes y/o servicios que esta ofrece. Una buena experiencia del consumidor hará que esa compra se repita y con un poco de suerte que se lo comente a otra persona. ¿Nocilla o Nutella?

En los tiempos actuales de redes sociales y trasiegos de información, las experiencias con los productos o servicios por parte de los usuarios, deberían tratarse con especial importancia desde las marcas. ¿Cuántas veces habéis hablado sobre una marca o producto en Facebook o Twitter con un amigo? Por no decir del mundo de los blogueros. Una nueva subespecie dispuesta a comentar las experiencias, positivas y negativas, con las marcas para aconsejar sobre el uso de determinados productos generando lobbies.

Amor y lealtad hasta que la muerte nos separe, ¿o no?

Las marcas que gozan de mayor lealtad son aquellas que tienen una influencia real en la vida diaria de las personas. Quizás nuestras madres sean las más fieles a las marcas. Por lo menos por experiencia propia, diré que mi madre es fiel a su marca de toda la vida de detergente lavaplatos, de productos limpieza, compañía de telefonía, coches, perfumes… Vamos, que si algo le funciona bien no lo cambia. ¿Fairy o Mistol?

La gente joven o de otras generaciones somos más promiscuos, dados a la experimentación de nuevas marcas y productos y a dejarnos aconsejar.

En el posicionamiento, la imagen percibida en la mente del consumidor de una marca, no solo cuentan las acciones que desde la empresa se desarrollen, sino que también dependerá de los públicos de interés que afecten a la comunicación y de las percepciones del consumidor, así como de las acciones desarrolladas por la competencia.

best-global-green-brands-2013

“engagement”, es el punto de inicio en el que se despierta la curiosidad hacia la marca en la mente del consumidor. A partir de ahí las marcas deben trabajarse a los consumidores para conseguir que consuman sus contenidos en los sitios web, redes sociales, blogs, o cualquier otro canal.

Las personas más activas compartirán enlaces, contenidos, experiencias y momentos con la marca. Con un poco de suerte para la marca, interactuarán con otros usuarios del producto compartiendo experiencias profundizando en el proceso de fidelización.  En ocasiones se crean grupos a favor de una marca, personajes famosos, deportistas, programas de televisión o video juegos. ¿Canonista o Nikonista?

Llegados a este punto los consumidores recomiendan la marca a su entorno, amigos, buscan convencer a otras personas de usarla y defienden la marca contra personas que la ataquen como si fuera propia.  ¿Iphone o Nokia?

La estrategia de la compañía  debe hacerle posible transmitir una propuesta de valor, o establecer beneficios, diferentes a los que ofrece la competencia. La estrategia define una manera de competir que proporcione un valor único y potente que atraiga a su público.

La diferenciación es el espíritu del marketing. ¿Ser el único o ser el mejor?

2012-08-03-nube_tags_blogosfera_marketing

Branding. Proceso que conlleva la concepción y desarrollo de una marca creando vínculos sólidos cargados de atributos, percepciones, interpretadas como una realidad total. Esto se trabaja desde el punto de venta, centro de fabricación, todos los departamentos de la empresa, publicidad, contenidos e interacciones en internet, creando una experiencia de marca coherente.

Todas las marcas sueñan con hacerse un hueco en la mente del consumidor y convertirse en la marca referente de una categoría de productos.

Kleenex, Danone, Mistol, papel Albal, Rimmel, Tiritas, Betadine, 3 en 1…

Muchas marcas se han convertido en nombres genéricos por ser las pioneras en crear o difundir un tipo de producto o mejorar el de la competencia. Esto puede generar un problema de branding y de identidad propia al no identificarse correctamente el producto con la marca, sirviendo para toda la gama de similares. Esto es que papel Albal sólo hay uno, pero para los consumidores son todos los papeles de aluminio Albal.

Con la aparición de las marcas blancas se ha incrementado esta asociación de genéricos con las grandes marcas. Por ello en ocasiones las grandes marcas hacen campañas anunciando descuentos en los precios y en las que dejan claro que no fabrican para otros. Una forma de reivindicarse como líderes de calidad y confianza, aunque parece que el amor a una marca tiene precio.

 

Nocilla, Chupa-Chups, Coca-Cola, Casera, Martini, Red Bull, etc. Son marcas que, pese a que en ocasiones se las menciona como nombre genérico siguen manteniendo su identidad de marca y su personalidad. Están muy bien posicionadas en la mente de los consumidores y aunque se usen como nombres genéricos los consumidores diferencian, reconocen y compran esas marcas.

Para conseguir el objetivo deseado es muy importante crear marcas con nombres simbólicos y originales, que ofrezcan valor añadido a los consumidores creando una buena estrategia de branding y de comunicación para que lograr el posicionamiento de marca esperado.

¿Marcas blancas o primeras marcas?